miércoles, 20 de enero de 2016

Rutas Culturales por Tierra de Campos: El mundo de las ovejas

Rutas Culturales por Tierra de Campos: El mundo de las ovejas

Por Francisco Rubio (c)
25 de abril de 2012  Publicado en El Agora de Tierra de Campos. Copyright

Como todavía sigue sin estar claro si fue antes el huevo o la gallina y ante la previsible apertura de las líneas de alta velocidad y el aeropuerto, que conectaran Tierra de Campos con el resto del mundo, vamos a intentar definir alguna ruta mas de carácter turístico y cultural por la zona, que permitan a la avalancha de visitantes que se esperan, situarse y conocer nuestro rico y variado patrimonio cultural.

Los gustos e intereses de los viajeros o turistas suelen ser amplios, por eso, siempre es mejor delimitar diferentes ámbitos, que permitan a cada uno elegir lo que más le interese y distribuir su escaso y preciado tiempo.

En esta primera ocasión, nos vamos a centrar en el Mundo Cultural del Ovino, ya que nos encontramos en ese momento en el que, tradicionalmente y tras el largo invierno, los rebaños comenzaban a salir al campo de manera asidua, a comer los brotes y tallos verdes que las abundantes lluvias de la primavera han animado a aflorar. 


Ejemplar de oveja churra



La oveja como protagonista

El ovino se ha movido por Tierra de Campos desde tiempo inmemorial, siendo, desde siempre, uno de los pilares de la economía de cada localidad. Villanueva del Campo por ejemplo, cuenta con una cabaña de más de 15.000 cabezas, que si les contáramos las patas, orejas y rabos, serian muchos más, pero lo vamos a dejar en cabezas.

La cabaña está formada casi en su totalidad por la conocida como “oveja churra”, que se caracteriza por tener negros el hocico, los entornos de los ojos y las orejas, en contraste con el resto del cuerpo blanco. Presentan pesos de 50-70 kg en las hembras y de 80-90 kg en los machos. Esta es una oveja autóctona de la zona de Castilla y León, siendo una de las razas más primitivas de la Península Ibérica, proveniente del Ovis Aries Celticus.

Durante muchos años, la oveja churra estuvo oscurecida por la preponderancia de la raza merina, la cual fue altamente protegida por la Corona de Castilla, a través de la denominada Mesta. Por contra, la otra oveja forastera que actualmente le quiere hacer la competencia, es la de raza Assaf de origen israelita, que es un cruce de varias razas desarrollado en laboratorios, con el fin de generar un ejemplar de gran producción lechera, aunque de peor calidad. 



El funcionamiento del sector 

La principal fuente de alimentación de las ovejas, hasta hace algunos años, eran las alfalfas, así como las pajas y rastrojos que producían los cultivos de cereales. Pero lo cierto es que cada año son menos los pastores que salen al campo a dar de comer a las ovejas, ya que debido a la progresiva mecanización, viene siendo más cómodo y rentable la recogida y almacenamiento del forraje o la compra directa del mismo, para posteriormente aportársela al ganado estabulado. 

De estas ovejas se obtienen sobre todo leche de alto contenido graso y con la que se elaboran los famosos quesos zamoranos con denominación de origen y que según los restos arqueológicos encontrados en diferentes zonas de la provincia de Zamora, su elaboración está documentada por lo menos desde la edad del bronce, hace mas de 3.000 años. En tiempos, las mujeres de los pastores elaboraban los quesos mediante moldes redondos hechos con cuerdas esparto, las cuales dejaban en la cara exterior del queso esa característica forma. 

La leche de las ovejas es extraída diariamente mediante el ordeño, que hasta hace un par de décadas se hacía manualmente, oveja por oveja, pero que en la actualidad es llevada a cabo de manera semiautomática, en modernas salas de ordeño. 

También es importante la producción de corderos y lechazos destinados al consumo directo de carne y que tanta fama tiene en mesones y restaurantes castellanos. Otros subproductos son el sebo, las pieles para curtidos o el abono orgánico que generan los animales en su larga estabulación invernal. 

La lana, que antiguamente tuvo gran importancia ante el gran uso que generaba para la fabricación de colchones, mantas y ropa de abrigo en general, tiene actualmente un valor escaso, si bien hay un nuevo producto que se empieza a generalizar y no es otro que el uso de lana de oveja como aislante térmico en viviendas. El “esquileo” de las ovejas, por el cual se les quita la capa de lana que envuelve sus cuerpos, se lleva a cabo cuando los calores del verano empiezan a apretar y era una operación anual que también se llevaba a mano, oveja por oveja, ayudados de unas grandes tijeras. Actualmente existen esquiladores profesionales que con maquinas eléctricas llevan a cabo esta labor. 

Los lugares donde pasaban las noches este ganado se llamaban “apriscos” y se encontraban integrados en el casco urbano, en construcciones anejas a las casas de los pastores, aunque desde hace años y conforme la normativa medioambiental vigente, las ovejas han sido paulatinamente trasladado a naves situadas a una distancia determinada del núcleo habitado. 

El suministro de agua a las ovejas en el campo en una zona de escasas lluvias como tierra de campos, de manera especial en los meses de estío, es otro de los problemas que de siempre fue necesario resolver, por eso, si uno da un paseo por el campo, es bastante frecuente encontrar una serie de abrevaderos y pozos, construidos para suministra agua a las ovejas en sus largas rutas. Muchos de ellos han llegado a aprovechar la tecnología de las placas solares, para poder extraer el agua de manera automática de dichos pozos.


También hay que señalar que en los últimos años y dado que las explotaciones han de ser de un tamaño mucho más grande para su rentabilidad, se están incorporando a las mismas, trabajadores de países extranjeros, en régimen de asalariados, aun cuando se mantiene el concepto de explotación familiar, ya que el manejo de ganado no entiende de domingos ni vacaciones. 



El Pastoreo y su idiosincracia

El conjunto de ovejas se llama “rebaño” y pueden estar compuestas por un número que actualmente suele oscilar entre las 500 y las 1000 ovejas y es dirigido por un pastor, el cual se ayuda de perros para su control y defensa adecuadamente adiestrados.

Tradicionalmente el equipo de un buen pastor de tierra de campos estaba formado por: 

La “Cacha”. Elemento de madera, tipo bastón, con curvatura en uno de los extremos. Es básico en el equipo personal del pastor ya que tiene multitud de funciones, que van desde trabar a la carrera a una oveja que pretende descarriarse, hasta “enseñar” a los perros la disciplina en el trabajo, apartar espinos para pasar… etc.

El Zurrón o Morral: Bolsa de tamaño medio realizada en cuero y con una cincha para colgar en bandolera, en la que se llevaban las viandas para la jornada.

El Perro: Se solía contar con un mínimo de dos y eran de vez en cuando “embiscados” hacia las ovejas mediante el lanzamiento de una piedra, con el fin de conseguir dirigirlas por el camino correcto y, sobre todo, que estas no se metieran en los sembrados, ya que aquí radicaba una de las eternas controversias entre ganaderos y agricultores. En esta zona de tierra de campos el lobo hace ya mucho tiempo que fue extinguido, por lo que no es necesario el uso de mastines, perros de especial fortaleza y adiestrados para vigilar la presencia del lobo y llegado el caso, enfrentarse a él. 

El Burro: Era otro de los elementos imprescindibles en el manejo y pastoreo del rebaño, ya que era el encargado de llevar parte del equipo del pastor, tales como manta para el frío, paraguas para el sol y la lluvia, alforjas con las viandas para el pastor y los perros, el agua o vino para el camino, así como cargar con los corderos nacidos en el campo e incluso servir de montura al propio pastor en determinados momentos.

Llanuras de Tierra de Campos

La Suerte

Una de las peculiaridades del pastoreo en Villanueva del Campo y otros pueblos de Tierra de Campos es la existencia entre los pastores de una peculiar costumbre, denominada “Suerte”. Esta, se viene desarrollando anualmente desde tiempo inmemorial, incluso puede que llegue a proceder de las costumbres que los antiguos vacceos tenían en la distribución comunal de la tierra. Consiste en el reparto del término municipal en zonas, para lo que se lleva a cabo un sorteo entre los pastores adscritos, con el fin de que las ovejas puedan ir a comer las pajas y rastrojos que quedan en las parcelas de secano, tras la cosecha del cereal y antes de la sementera, a la vez que abonan con sus excrementos el terreno. Todo un ciclo combinado de aprovechamiento de la energía orgánica. Se da la curiosidad de que había un numero determinado de "suerte" y estas iban asociadas al rebaño y era trasmitida a la vez que el, por lo que no todos los rebaños la tenían 



La Cofradias de los Pastores

Como ocurría con la mayoría de los oficios, también el de pastor tenía sus hermandades y santos patrones. Por ejemplo, en Villanueva del Campo existe la “Cofradía de los Pastores” que fue fundada en el año 1763 y estaba vinculada a la Iglesia de Santo Tomas, donde se ubica la Virgen del Carmen, conocida como Virgen de los pastores, celebrándose cada año su fiesta en septiembre. En tiempos, dicha cofradía llego a contar con 47 miembros y como curiosidad decir que hacia fuegos artificiales durante la fiesta ya en el siglo XVIII.



Cañadas, cordeles y veredas

Respecto al ámbito de la caminería vinculada a las ovejas, esta es amplia por toda Castilla y León, siendo conocidos en función de su tamaño e importancia. Así, las principales vías eran las denominadas Cañadas, que iban en dirección norte sur, desde los verdes pastos de los monte del norte en época de primavera y verano, hasta las dehesas del sur en Extremadura y Castilla la nueva.

Las denominadas "cañadas reales" debía tener una anchura de 90 varas castellanas (72,22 metros) y tenían la característica de ser trazados de muy largo recorrido (más de 500 km) y discurrir principalmente en dirección norte–sur con las lógicas limitaciones que impusiera la geografía. Tierra de Campos estaba atravesada por dos:
* La Cañada Real Leonesa Occidental: Recorre 700 kilómetros. Arranca en León  y concluye en Badajoz.
* La Cañada Real Leonesa Oriental: Tiene 700 kilómetros de recorrido. Comienza cerca de Riaño, cruza León y Palencia pasando por las provincias de Segovia, Ávila, Toledo, Cáceres y Badajoz.

Como vías secundarias que enlazaban transversalmente una cañada real con otra y conforme a su anchura y la función que tenían en el movimiento del ganado lanar trashumante, sobre todo para la oveja merina, se las denominaban:

- Cordel: cuando su anchura no sobrepase los 37,50 metros.
- Vereda: las vías cuya anchura no sea superior a los 20 metros.
- Colada: su anchura se determina en el acto de la clasificación.


La anchura del camino de Valdehunco y su continuación atravesando el pueblo a través de la calle del mismo nombre, que desemboca en la plaza mayor, nos hacen ver que esa podría haber sido claramente una antigua cañada en dirección norte sur, que conectaría los pastos de invierno, allá por la Extremadura, con los pastos de verano en la montaña leonesa. En la zona sur del entorno de Valdehunco, existe a su vez otra pequeña cañada en dirección este-oeste, que atraviesa por la zona de la fuente los traperos en dirección a Benavente. 



Un elenco de conocimientos

Las características del pastoreo, en constante andadura por todo el término, han hecho que desde siempre sean los pastores quienes han mantenido vivo en la memoria la amplia toponimia con la que se nombran los diferentes lugares en el campo y que en muchos casos tiene un origen muy antiguo. El conocimiento de las plantas que podían o no comer las ovejas, así como ser expertos meteorólogos, son otros de los aspectos que se vinculan al oficio de un buen pastor.

Todos esos conocimientos necesarios e imprescindibles para ejercer dicho oficio, han sido secularmente transmitidos de manera directa, como ocurría en la mayoría de los trabajos, de padres a hijos, sin que sea posible aprenderlo en ninguna escuela o universidad y cuya origen tuvo lugar hace casi 10.000 años, allá por el neolítico, con el inicio de la ganadería mediante la domesticación del Muflon en la zona del Oriente Próximo y Mesopotamia, el actual IraK, propiciando, junto al descubrimiento de la agricultura, la vida sedentaria y consecuentemente la creación de pueblos y ciudades. 

Y así suena una de esas canciones de los pastores leoneses. 







Aunque seguro que nos hemos quedado muchas cosas en el tintero y se podría profundizar mas en el tema, sirva este articulo para que los legos en la materia lo conozcan un poco mas y puede que hasta se interesen por el. Incluso como actividad aventurera sin necesidad de ir al amazonas, se puede acompañar a algún pastor en su ruta campestre y llegar a ser capaces de palpar el territorio y aprender a “no confundir las churras… con las merinas”.

Un saludo a todos los pastores de Tierra Campos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario