martes, 17 de octubre de 2017

La Comarca Natural de Tierra de Campos

La Comarca natural de Tierra de Campos está distribuida entre las cuatro provincias de Palencia, León, Valladolid y Zamora, convirtiéndose sus delimitaciones provinciales en una especie de tablero de encuentro, donde todas ellas se miran con sorpresa por conformar un solo cuerpo. 




Aunque sus limites exactos nunca han estado claro y muchos autores difieren en su extensión, desde el Agora de Tierra de Campos compartimos una de las que consideramos mas exhaustiva y razonable publiacda a traves de la wikipedia, dejando la puerta abierta a añadir a aquellos municipios que consideren deben estar.    

viernes, 13 de octubre de 2017

La inacabada iglesia de Villardefrades

La inacabada iglesia de Villardefrades

Por Francisco Rubio (c)
Publicado en el Agora de Tierra de Campos. 13-10-2017 . Copyright 

En la comarca de Tierra de Campos hay muchas iglesias, muchas en pleno funcionamiento, unas cuantas que se han dedicado los últimos tiempos a funciones mas prosaicas como centros culturales y demás, otras muchas derruidas, como testigos mudos de un pasado que en estos pueblos de la frontera castellanoleonesa giraba de otra forma. Pero solo conocemos un caso de una iglesia que se quedo a medio hacer. Y todavía sigue a medio hacer 300 años después. Ni una piedra mas, ni una piedra menos. 

Vamos a contar el caso acontecido en Villardefrades, una localidad de Tierra de Campos englobada en la provincia de Valladolid, al lado mismo de la autovía A-VI (Madrid-La Coruña). Importante no confundirla con la otra localidad vallisoletana llamada casi casi igual “Villafrades”, ubicada en la carretera de Valladolid a León. 

En esta localidad de Villardefrades, nos encontramos una iglesia dedicada a un santo un tanto desconocido por estos lares, San Cucufate, que es el mismo que los catalanes conocen como San Cugat. Pero lo que llama realmente la atención a cualquiera que atraviese la localidad, es la monumental iglesia a medio hacer que se encuentra en el centro del pueblo y que iba a estar bajo la advocación de San Andrés. 

Un edificio propio de la arquitectura religiosa de finales del siglo XVII y principios del XVIII, construido en bellos sillares de piedra y líneas rectas y aplomadas. Contemplándola en silencio, se tiene la sensación de que los canteros y albañiles que estaban allí trabajando, se hubieran ido a almorzar y el tajo parece esperarlos para continuar. 

Uno de los numerosos relojes de sol
que jalonan las esquinas de la iglesia 
Los lugareños la denominan "La Obra" y si se les pregunta por lo sucedido, cuentan la peculiar historia que rodea al templo. 

Parece ser que a finales del siglo XVII, un hijo del pueblo fue nombrado obispo al otro lado del mundo, en una de las ciudades de Filipinas perteneciente al entonces Imperio español. Tras largos años en el cargo, dicho obispo quiso construir una gran iglesia en su pueblo natal donde bajo la advocación del santo que llevaba su onomástica, San Andrés y donde seguramente pretendiera ser enterrado “per secula seculorum”. Hechos los planos correspondientes con el estilo monumental de la época en forma de cruz latina y en una bella traza de sillares de piedra ocre, el obispo mando un barco cargado de oro a España. 


Con dichos caudales procedentes del otro lado del mundo, la gran obra de la iglesia comenzó de manera profusa por sus cuatro esquinas. Dicen que el dinero mueve conciencias y cuerpos y en este caso, canteros y alarifes hicieron alarde de su buen hacer con ese otro procedente de los confines de Asia. La obra creció y crecio hasta alcanzar casi el arranque de los arcos de sujeción de las bóvedas de cubierta. 


Cuando el dinero se fue consumiendo, el obispo mando un segundo barco cargado también de oro para que continuaran los trabajos, no habia tiempo que perder, pero parece ser que una tempestad …o los piratas, hicieron que el barco se hundiera y no llegara a buen puerto. 

Enterado el obispo, este envió un tercer barco cargado también de oro, pero el destino, que a veces es caprichoso, quiso que antes de que llegara el barco a su destino en España, el obispo falleciera. Y ahí empezó la controversia. 


Los familiares y herederos del prelado, aludiendo sus derechos, se hicieron cargo del cargamento del navío, por lo que no hubo más dinero para concluir la obra de la iglesia, la cual se paralizo en el estado mismo en el que se encontraba en esos momentos, tal y como la podemos contemplar en nuestros días. 

Si la historia es curiosa por sus avatares, lo es más que después de casi trescientos años, la polémica y la disputa judicial por la propiedad de la susodicha iglesia sigue en entredicho. Incluso algunos vecinos temen la posibilidad de que la iglesia sea desmontada y trasladada piedra a piedra al lugar que pudieran decidir sus supuestos propietarios, si es que ganaran el pleito. 

Las tres puertas del templo permanecen cerradas con rejas, pero permiten vislumbrar de manera clara su majestuoso interior. Todo el exterior se puede igualmente contemplar, llamando la atención infinidad de detalles como los numerosos relojes de sol que hay en cada esquina, trasmitiendo el conjunto la sensación de haberse detenido en el tiempo y como esperando algo. Algo que el tiempo mismo dirá el que. 

viernes, 24 de febrero de 2017

Fenómenos atmosféricos extraños en Tierra de Campos


Por Francisco Rubio © 
Publicado en El Ágora de Tierra de Campos. Copyright

Los equinoccios son esos momentos peculiares del año, donde los fenómenos atmosféricos se hacen mas patentes. Hablando de hemerotecas y fenómenos meteorológicos extraños acontecidos en Tierra de Campos, vamos a recordar uno raro raro raro, ocurrido hace unos 180 años, concretamente un 20 de septiembre de 1830.

Nos lo cuenta un periódico británico de la época, editado en Londres, llamado “The London Literary Gazette and Journal of Belles Lettres, Arts, Sciences etc”, la cual sitúa el fenómeno en la localidad de Villanueva del Campo, por aquel entonces formando parte de la provincia de León. 


Nube blanca y circular que señala "El Universal Edomex"
y que fue fotografiada en 2011 en Ecatepec.
Ponemos la noticia en su versión original en inglés y mas abajo su traducción: 
La traducción aproximada seria: 

Fenómeno Atmosférico: El Boletín de Ciencias Agrícolas, describe, desde la Gaceta de Boyona, un curioso acontecimiento que destruyo las viñas de Villanueva del Campo, en España, el pasado Septiembre, así como un extraño fenómeno atmosférico que lo precedió.
El 20 de septiembre, a las cuatro y media de la tarde, antes de lo cual el ambiente estaba perfectamente en calma, el sol fue repentinamente oscurecido por una nube blanca y en un corto espacio de tiempo, se empezaron a percibir, alrededor del sol, dos círculos concéntricos que mostraban todos los colores del arco iris. Al cabo de seis minutos, los círculos desaparecieron y llegada la noche, vino un frío helador, tan severo como los que usualmente se dan en el mes de enero. Las vides se congelaron y las hojas y los tallos tomaron la apariencia de haber sido quemados.

Por lo que nos cuentan, ese año pudo ser algo menos alegre en Villanueva, ya que en las fiestas y celebraciones se debió brindar ... con agua de la fuente, en vez de con los vinos de la tierra. Por no hablar de la congoja general que dicho fenómeno celeste pudo generar en nuestros antepasados. !Rianse ustedes de la actual crisis financiera!. Esto si que fue un ataque directo a la linea de flotación de la economía agrícola de la zona.




El fenómeno puede ser hoy en día explicado desde la física y entender claramente que la nube, al colocarse delante del sol, generó un gran prisma circular, que hizo que la luz blanca al atravesarlo, se descompusiera en los siete colores que la conforman, parejo al fenómeno del arco iris, tal y como nos describe la crónica. 

La duración del fenómeno durante seis minutos, hizo que la radiación solar se cortara durante ese espacio de tiempo, generando un enfriamiento brusco de la tierra, del aire y de la humedad ambiental que este tiene, a una hora como las cuatro y media de la tarde, en septiembre, cuando el calor y la humedad suelen ser relativamente altos. Esto provoco un repentino desplazamiento, a modo de ola del aire frío de capas superiores y afectando de manera especial a las viñas, que se encuentran en su punto de máxima maduración, con la savia fluyendo a flor de piel por hojas y tallos y quemando los azucares que esta contiene. 

Un fenómeno similar pero en sentido inverso, a como funcionan los microondas caseros. 

En el siguiente video grabado en Cartagena de Indias, Colombia, en el año 2016, se muestra una nube que podría ser similar al fenómeno descrito. 
 




O esta otra nube que fue grabada en vídeo en 2016 y del que extractamos esta foto. 


Así que cuidadín con las nubes blancas, que las carga el diablo y las dispara el sol.

jueves, 12 de enero de 2017

Festividad de San Antón en Tierra de Campos.


Por.Francisco Rubio (c)  12 de enero de 2017
Publicado en El Agora de Tierra de Campos. Copyright 

San Antonio Abad, conocido popularmente como San Antón para diferenciarle de otros San Antonios, es considerado tradicionalmente como el santo protector de los animales, celebrándose su fiesta el 17 de enero. Es, junto a San Isidro labrador, el santo mas popular en el medio rural.

Se podría decir que en todos los pueblos de Tierra de Campos se rinde culto a ambos, pues en un pasado no muy lejano, todas las familias dependían de la ganadería y de la agricultura, lo que conllevaba que sus animales debían gozar de buena salud. Ya fuera de aquellos utilizados directamente en las labores más duras del campo como bueyes, mulas y pollinos o los empleados para el puro sustento como cerdos, gallinas, corderos, conejos, palomas, … etc, 

Quizás no siempre somos conscientes, que la cría de animales y plantas que se empezó a desarrollar hace escasamente unos 10.000 años, en lo que se conoce como la "revolución del neolítico", fue el momento a partir del cual la humanidad cambio el modo de vida que había tenido durante los anteriores 2 millones de años.

La agricultura y la domesticación de animales genero el sedentarismo de la población y la construcción de poblados estables, la acumulación de excedentes y el reparto de funciones en sociedades cada vez mas grandes y complejas... y en esas estuvimos hasta la otra gran revolución tecnológica, la de las maquinas.    

La revolución industrial, iniciada hace escasamente 250 años, comenzó a sustituir la fuerza de los animales y de las personas por la generada por una serie de artefactos construidos por el hombre, cuya energía ya no era orgánica y cuyo ciclo vital es capaz de superarle. Y en esas estamos, superando día a día nuevos retos con la automatización y la inteligencia artificial ... hasta la próxima revolución.


La historia de San Antón

La historia del santo de los animales cuenta, que nació y vivió en Egipto, entre los siglos III y IV. En su biografía se mezclan elementos históricos con otros míticos. Se sabe que llevó una vida de ermitaño, junto a otra faceta como fundador de monasterios y la atención a los pobres.

En su leyenda se dice que curaba a los animales que se acercaban a él, siendo especialmente relevante un episodio con un grupo de cerdos salvajes o jabalíes.

También se hace hincapié en la longevidad de su vida, alcanzando la edad de 105 años.

Ocho centurias mas tarde de la muerte del santo, allá por el siglo XII, se funda en Francia una congregación católica romana de carácter laico, bajo la advocación de este santo. Dicha congregación se denominaría Orden de los Hermanos Hospitalarios de San Antonio u Orden de San Antón y tomarán la Tau egipcia como emblema. 

Puede que esa Tau la tomaran por que el santo nació y vivió en Egipto o por que es la letra central de su nombre o quizás todo ello junto. Esa Tau es, además, un símbolo ancestral de protección de los caminantes y es que uno de los principales objetivos de esta orden era cuidar de los peregrinos que sufrían una enfermedad muy común en la edad media, llamada "Ergotismo", también conocida como "Fuego de San Antón o Culebrilla", enfermedad que aun es relativamente común en nuestro país. 
Rosetón con la Tau egipcia en el Monasterio de San Antón,
en Castrojeriz (Burgos), en plena ruta jacobea. 
Hoy en día sabemos que esta enfermedad era causada por consumir alimentos contaminados con hongos parasitarios, que contenía frecuentemente el centeno y en menor medida la avena, el trigo y la cebada. Parece ser que a los que la contraían en el medievo, el único remedio que se les ofrecía para sanar era la peregrinación a Santiago de Compostela. 

La explicación que podemos vislumbrar sobre esa peculiar forma de sanación, es que el Ergotismo lo producía el consumo prolongado de pan de centeno contaminado con el hongo cornezuelo y en los monasterios y albergues castellanos de la época vinculados al camino jacobeo, de manera especial los de la orden de San Antón, ofrecían a los peregrinos pan de trigo candeal no contaminado, con lo que en un periodo de tiempo determinado, los enfermos conseguían sanar. 

Esta relación de San Antón con la cura de las impurezas, fue lo que pudo llevar a la tradición cristiana a vincularle con el cerdo y su santificación, ya que dicho animal era considerado como impuro en el mundo musulmán y judío, que se negaban a consumirlo por los problemas que causaba a través de enfermedades parasitarias como la triquinosis.


San Antón en Villanueva del Campo

Como en muchos otros pueblos de la comarca, en Villanueva del Campo existe también la Cofradía de San Antón, estando documentada su existencia desde por lo menos 1725. En la parroquia podemos encontrar dos imágenes del santo, una en cada iglesia.

Arca de la cera de la cofradía de San Antonio Abad año de 1882
existente en la iglesia del Salvador de Villanueva del Campo (Zamora)

La mas antigua de las tallas de San Antón forma parte del retablo central situado en la Iglesia de Santo Tomas y que estaría fechado en 1542. En dicha imagen se muestra al santo en edad avanzada, vestido con el hábito de la orden y apoyándose en un pequeño bastón.

Imagen de San Antón (S XVI) 
en la iglesia de Santo Tomás 
El santo parece haber apartado la mirada sobre el libro que lleva en la mano, para dirigirla con ternura y casi dialogando, hacia el oscuro cerdito que le acompaña a sus pies, el cual a su vez le mira alzando la cabeza. El cerdito en cuestión lleva en su cuello una pequeña campanilla, símbolo claro del famoso "Marranillo de San Antón". 


La otra imagen de San Antonio Abad está situada en la iglesia del Salvador, concretamente en uno de los altares laterales del lado derecho de la nave principal.

Se aprecia una escultura mas moderna (probablemente del S XIX, como la iglesia) y se nos presenta a un anciano vigoroso, que va caminando mientras se apoya en un largo bastón.

También aquí el santo ha apartado la mirada del libro, pero en vez de dirigirse al cerdito que el acompaña, parece dirigirla un tanto perdida hacia la gente que le observaría a sus pies.

El cerdo negro que se arrulla a su habito en su lado derecho podría también tratarse de un jabalí o de un cerdo ibérico, pero en este caso el santo parece ignorarlo o más bien pastorearlo y lo deja casi atrás, tapado con el hábito y el bastón. 
Ambas imágenes cumplen la iconografía clásica del santo en cuanto a sus elementos simbólicos habituales (cerdo, habito monacal, senectud, bastón), si bien es curioso como se aprecian ciertos cambios actitudinales, lo cual señala dos épocas distintas en su concepción iconológica. 


El Marrano Antón 

Hasta finales de los años 70 del siglo XX, Villanueva del Campo y muchos otros pueblos de Tierra de Campos mantuvieron la tradición del denominado "marrano anton". 

A través de esta ancestral costumbre, la cofradía del Santo soltaba por las calles del pueblo un pequeño cerdo provisto de una campanilla, para que vagara libre por la localidad y fuera alimentado por los vecinos.

El animal campaba a sus anchas por todos los lugares del pueblo y recibía restos de comida, engordando y engordando a lo largo del año, llegando el propio animal a controlar a qué hora le daban de comer en cada sitio.

Concluido el periodo de engorde, la cofradía vendía papeletas para rifar el cerdo entre los vecinos a la salida de misa del día de San Antón. 

La tradición descrita parece ser que procede de la edad media, cuando los monjes de la orden de San Antón soltaban sus cerdos por las calles de los pueblos en los que tenían monasterio, para que los vecinos les alimentaran, denominándoles "marranos de San Antón". La carne de dichos cerdos era usada posteriormente para atender a los enfermos, peregrinos o necesitados de la localidad, como una forma de solidaridad social de la época.

El aumento del tráfico rodado por las calles, aconsejó como en muchas otras localidades, que se variara esa costumbre de dejar al animal suelto y el marrano antón que se sorteaba, pasó a ser comprado a algún vecino con el dinero que se recaudaba de la rifa. En los últimos años y ante las dificultades y cambio de costumbres en lo que se refiere a la matanza del cerdo, se ha vuelto a modificar la tradición y al agraciado de la rifa del marrano antón, se le da la opción de recibir un cerdo o su valor en dinero. 


¡Oh, Glorioso San Antón! 

Otra de las costumbres que llevaba aparejada la fiesta de San Antón y que en Villanueva se dejo de hacer hace mucho tiempo, aunque en otras localidades se siguió manteniéndose mientras hubo quintos, era lo que se llamaba “Echar la relación a San Antón”. 

El evento, llevado a cabo por los mozos, consistía en una representación de carácter público en la que hacían prebendas al santo respecto a los animales. También se comentaban con ironía los aconteceres mas peculiares de la villa y de la corte, a modo de informe anual, pero parece ser que la desvirtualización que alcanzó, faltando al respeto a muchos vecinos y vecinas, provocó que a finales de los sesenta, este evento se suspendiera indefinidamente. 

Bien entendido, esta relación a San Anton tendría su similitud con lo que hacen las chirigotas gaditanas en carnaval, aunque parece ser que sin música de fondo, pero buscando las rimas en el discurso. 

La edición digital del diario La Crónica de León, nos deleita con algunas relaciones hechas a San Antón: http://www.lacronicadeleon.es/2012/01/15/apoyo/refranes-de-san-anton-137809.htm 

Pintura de San Anton
por Zurbaran (S XVII) 

Oh glorioso San Antón, 
en busca de vuestro amparo 
aquí nos tienes de nuevo 
con devoción y recato 

Oh glorioso San Antón
León te viene a saludar
que estuviste n’ esta iglesia
Y ahora estas n’otro lugar

Otro año aquí venimos,
humildes y confiados,
para que con tu bondad
nos dirijas con tu mano.

Y Respetuosos que somos,
con toda la autoridad,
pedimos a nuestro alcalde
permiso para empezar.

Venia

Oh glorioso San Antón
santo mío y abogado
lo que te vengo a decir
lo tengo bien estudiado 

Oh glorioso San Antón
Santo bienaventurado
Aquí te vengo a pedir
Que nos guardes el ganado
De lus rucíus d´ abril 
Y lus torvones de Marzo
Del mercader zangarrián (el lobo)
Aquel del hábitu pardu …

¡Oh glorioso San Antón!
santo mío y adorado
También te vengo a contar 
todo lo que nos ha pasado.

¡Oh glorioso San Antón!, 
Estamos muy preocupados
Vaya que pasen hambre
los políticos y los bancos.
Miedo hay en Italia y España. 
Rescatan Grecia y Portugal, 
¡La deuda que mal se vende!
En bragas nos van a dejar.

.......................................continua.

Como ocurre con muchas otras festividades del calendario, los aspectos divinos y humanos se entrelazan sutilmente para generar una tradición secular y como se puede apreciar en el caso de San Antón, su vinculación en la sanación de las impurezas a través del pan de trigo, así como la protección y sanación de los animales útiles para el hombre, podemos fácilmente entender su asimilación y veneración de los valores que representa en lugares como Villanueva y muchos otros de la geografía española. 

Suerte con el Marrano Antón y felicidades a los Antoni@s en su onomástica